background
coherencia cardiaca
tratamiento dermatosis dermatitis

Control del Estrés físico/mental por
Sistema de Entrenamiento de Biocoherencia Cardiaca

¿Qué es la BIOCoherencia Cardiaca?

Comprende el estado de máximo equilibrio entre el plano biológico, racional y emocional, que nos muestra como controlar el estrés, fortaleciendo y aprovechando nuestro máximo potencial tanto en situaciones de actividad como de quietud.

El Instituto HeartMath de California, como máximo precursor y experto en Coherencia Cardiaca, definen éste concepto como un estado que se produce cuando nuestras distintas partes fisiológicas están trabajando conjuntamente en armonía, donde nuestros sistemas biológicos se sincronizan con los ritmos de nuestro corazón.

Stig Severinsen es capaz de permanecer 22 minutos bajo el agua gracias al control vital del estrés por Coherencia Cardiaca

La respiración, la digestión, el sistema inmunitario y el sistema hormonal se sincronizan al ritmo del corazón, como marcador principal de éste, consiguiendo no sólo tomar una contramedida frente al estrés, sino también mejorar nuestra eficacia biológica.

¿En qué consiste el Sistema de Entrenamiento de BIOCoherencia Cardiaca? del Instituto de Biomedicina?

Es un método programado en tres niveles de entrenamiento, en los que se han implicado todo nuestro equipo de especialistas psicólogos, médicos y expertos en nutrición, combinando las siguientes tecnologías:
Electro Interstitial Scanning System EIS®, para analizar los niveles de Dopamina, Acetilcolina, Serotonina, Cortisol, Adrenalina, Edad Cardiaca, y su posterior evolución.
Programa de Bionutrición Emocional, elaborado por nuestros especialistas y diseñado con el objetivo de acompasar nuestra nutrición al Entrenamiento de Vascular, potenciando la consecución de la BioCoherencia Cardiaca y el equilibrio emocional y vital.
Tecnología patentada emWave® y emTech®, desarrollada por el HeartMath Institute de California (USA), que nos permite monitorizar en nuestro ordenador los patrones de Coherencia Cardiaca en tiempo real, mostrándonos una evaluación inicial y posteriormente los progresos que vayamos consiguiendo con nuestro entrenamiento.
Tres niveles de aprendizaje en BIOCoherencia Cardiaca con Titulación Certificada por el Instituto de Biomedicina:
Nivel BÁSICO. Causalidad Cardíaca: Entrenamiento cardio/respiratorio de control emocional básico para controlar situaciones de estrés prolongadas o puntuales.
Nivel MEDIO. Correlación Cardíaca: Creación de Puentes Neurales Multisensoriales de control emocional profundo. Nos permite manejar el estrés y las emociones con un nivel muy superior de control.
Nivel AVANZADO. Integridad Cardíaca: Análisis individual de Coeficiente Emocional y fortalecimiento de la Resiliencia personal con el objetivo de alcanzar el equilibrio perfecto a largo plazo.
El Sistema de Entrenamiento de BIOCoherencia Cardiaca será impartido en una serie de “sesiones de adiestramiento” tutorizadas por Técnicos en Coherencia Cardiaca, mostrándonos diferentes niveles de ejercicios que posteriomente podremos practicar en casa o en el trabajo a diario, hasta conseguir un control total de nuestras emociones.
Los tres grados de dificultad del Sistema de Entrenamiento de BIOCoherencia Cardiaca, marcarán nuestro dominio para moderar y controlar nuestras reacciones, emociones, impulsos y/o pasiones. Cualquier persona puede someterse al Control de Evaluación de BIOCoherencia Cardiaca para obtener su CERTIFICADO del Instituto de Biomedicina, en grado Básico, Medio o Avanzado; un CERTIFICADO que cada vez va cobrando más importancia en los procesos de selección para puestos directivos y ejecutivos en las principales empresas y multinacionales de nuestro país.

¿Cómo funciona la BIOCoherencia Cardiaca?

Todos nuestros sistemas, están interrelacionados entre sí, en un complejo funcionamiento de efectos y reacciones celulares. El cerebro como maestro de orquesta controla la fisiología y las emociones, regulando y afinando los diferentes sistemas para luchar y conseguir una armonía completa, trabajando sobre el ritmo cardiaco, la respiración, las glándulas hormonales, el sistema nervioso…


El problema se plantea cuando por causas internas o externas, sentimos “emociones dañinas” como la ansiedad, el estrés, depresión, exceso de hambre, insomnio…, nuestro cerebro emocional, como maestro de orquesta que es, estará influenciando de forma negativa sobre nuestro cuerpo, creando reacciones desagradables que perjudican nuestra salud a medio plazo, produciendo un desorden en nuestro ritmo cardiorespiratorio y sistema nervioso, que conducirán al bloqueo del cerebro racional, perdiendo por lo tanto la BIOCoherencia Cardiaca.

¿Cómo fortalecer y desarrollar la BIOCoherencia Cardiaca?

Sabemos que el corazón, como motor principal del cuerpo, tiene su propio circuito neuronal conectado directamente en un Biofeedback con el cerebro emocional.


El Sistema de Entrenamiento de BIOCoherencia Cardiaca consiste en “adiestrar” nuestro sistema Cardiorespiratorio, para de forma inversa, crear una reacción positiva sobre nuestro cerebro emocional, desbloqueando el cerebro racional y propiciar una claridad mental superior junto a la estabilidad emocional, permitiéndonos enfrentarnos a situaciones de estrés y adversidad con una firmeza superior.

Relación entre el corazón y el estrés

El corazón tiene un sistema nervioso extremadamente complejo, estudiado en profundidad en el área médica de la neurocardiología, cuya función principal es enviar información al cerebro, a través de las más de 40.000 neuronas que tenemos en el corazón, por lo que tiene hay un biofeedback continuo de comunicación neurológica entre el cerebro y el corazón.


Los estudios recientes nos indican que el corazón es mucho más que una bomba que moviliza nuestro sistema circulatorio, ya sabemos que además cambia la onda de presión sanguínea, produce hormonas, genera una comunicación electromagnética y trabaja estrechamente con el cerebro. Hoy tenemos claro que hay una dependencia directa del cerebro hacia las señales que envía el corazón.

Consecuencias del estrés

El estrés inmediato puede salvarnos la vida frente a una situación de peligro, pero el estrés mantenido o constante acabará perjudicando a nuestra salud, disminuyendo nuestra esperanza de vida y nuestra calidad de vida.

El estrés activa el eje HPA que libera más de 1.400 sustancias químicas en el organismo, afectando directamente en:

Disminución del riego sanguíneo al Neocortex o Cerebro Racional, para favorecer la reacción instintiva inmediata.
Disminución de las funciones Inmunitarias para favorecer la respuesta del aparato locomotor.
Disminución del riego sanguíneo hacia el aparato digestivo y reproductor, con el objetivo de potenciar la respuesta muscular.

Actualmente el estrés está en continuo crecimiento entre la mayoría de la población, alcanzando niveles de epidemia, literalmente matando millones de personas cada año, como precursor de problemas tan comunes pero dañinos como los siguientes:

Efectos del Estrés a Corto Plazo

Ansiedad hacia la comida.
Dolores de cabeza.
Irritabilidad.
Hinchazón abdominal.
Disminución del apetito sexual.
Falta de vitalidad.
Aumento del efecto de las Alergias.
Problemas de sueño.
Contracturas en cuello/cervical.

Efectos del Estrés a Medio Plazo

Déficit de atención.
Trastornos alimenticios.
Problemas de memoria y atención.
Intestino irritable.
Aumento de peso y obesidad.
Disfunción eréctil.
Enfermamos con frecuencia.
Insomnio.
Dolores musculares.

Efectos del Estrés a Largo Plazo

Cáncer.
Fibromialgia.
Depresión.
Enfermedad de Crohn.
Fatiga Crónica.
Demencia Senil.
Accidente cerebrovascular.
Alzheimer.
Enfermedades autoinmunes.

Personas que pueden beneficiarse

El Sistema de Entrenamiento de BIOCoherencia Cardiaca del Instituto de Biomedicina, esta indicado para todo tipo de pacientes a partir de los 6 años, pues trabaja directamente en mantener el completo equilibrio entre mente, cuerpo y salud.

Existen diferentes colectivos más propensos a desarrollar niveles de estrés negativos y sostenidos, donde la BIOCoherencia Cardiaca estaría recomendada especialmente:

Deportistas.
Opositores.
Amas de casa.
Personas con trastornos alimentarios.
Ejecutivos o directivos.
Personas autoexigentes.
Militares o Fuerzas de Seguridad.
Personas con ansiedad.
Niños con síndrome de atención o hiperactividad.
Personas co adicción al alcohol, tabaco o drogadicción.
Personas con problemas para dormir o insomnio.

Formulario de Contacto